petMDEnglish
Home
Contact Us
Site Map
search for submit


articletopper-dog.png

Moquillo canino

  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Function ereg() is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/includes/file.inc on line 893.
  • : Assigning the return value of new by reference is deprecated in /var/www/espanol.petmd.com/sites/all/modules/views/includes/view.inc on line 1095.

Una infección viral canina sin cura conocida

 

El moquillo canino es una enfermedad viral contagiosa seria sin cura conocida. La enfermedad afecta a los perros, y a ciertas especies de animales silvestres, como mapaches, lobos, zorros, y mofetas. El animal doméstico común, el hurón, es también un portador de este virus. El moquillo canino pertenece a la clase de virus Morbillivirus, y es un pariente del virus del sarampión, que afecta a la gente, el virus Rinderpest que afecta el ganado, y el virus phocine que causa el moquillo en la foca. Todos son miembros de la familia paramixoviridae. Los cachorros jóvenes no vacunados y los perros de mayor edad no inmunizados tienden a ser más susceptibles a la enfermedad.

 

Síntomas y Tipos

 

El virus, que es diseminado por el aire, y por contacto directo o indirecto (ej. utensilios, en la cama) con un animal infectado. Al principio ataca las amígdalas y los nódulos linfáticos del perro y se reproduce allí durante aproximadamente 1 semana. Luego continúa atacando los sistemas respiratorio, urogenital, gastrointestinal, y nervioso.

 

En las etapas iniciales del Moquillo Canino, los síntomas principales incluyen fiebre alta (39 C o 102 F), ojos enrojecidos y secreciones acuosas de la nariz y ojos. Un perro infectado se volverá letárgico y cansado, y por lo general perderá su apetito. También puede tener tos persistente, vómitos, y diarrea. En las etapas posteriores de la enfermedad, el virus comienza a atacar otros sistemas del cuerpo del perro, en particular el sistema nervioso. El cerebro y la médula espinal son afectados y el perro puede comenzar a tener ataques, parálisis, y ataques de histeria. A veces también llaman al moquillo canino "enfermedad de la almohadilla plantar dura" porque algunas cepas del virus pueden causar un agrandamiento anormal o el hinchamiento de la almohadilla plantar de las patas de un animal. En perros o animales con sistemas inmunológicos débiles, puede provocar la muerte de 2 a 5 días después de iniciada la infección.

 

Causas

 

La enfermedad puede ser contraída por vacunas incorrectamente administradas, aunque esto ocurre raras veces. Las infecciones bacterianas de los sistemas respiratorios o gastrointestinales también pueden aumentar la vulnerabilidad de un animal a la enfermedad. Los perros no inmunizados que entran en cualquier clase de contacto con un animal infectado llevan un particular alto riesgo de contraer la enfermedad.

 

Diagnóstico

 

El moquillo canino es diagnosticado con análisis bioquímicos y de orina, que también puede revelar un número reducido de linfocitos, los glóbulos blancos que funcionan en el sistema inmunológico en las etapas iniciales de la enfermedad (linfopenia). Un análisis serológico puede identificar anticuerpos positivos, pero este análisis no puede distinguir entre anticuerpos de vacunación y de exposición a un virus virulento. Los antígenos virales pueden ser encontrados en sedimentos de orina o marcas vaginales, piel con pelos, mucosa nasal, y el epitelio de la almohadilla plantar también pueden ser analizados en busca de anticuerpos. Las radiografías sólo pueden ser usadas para determinar si un animal infectado ha contraído pulmonía. La tomografía computarizada (TC) y la imagen de resonancia magnética (IRM) pueden ser usadas para examinar el cerebro en busca de cualquier lesión que pueda haberse desarrollado.

 

Tratamiento

 

No hay ninguna cura para el moquillo canino, y el tratamiento para la enfermedad está enfocado en el tratamiento de los síntomas. Si el animal ha perdido su apetito o tiene diarrea, se le pueden suministrar suplementos de fluido intravenoso. Las secreciones de los ojos y la nariz deben ser limpiadas con regularidad. Pueden prescribirse antibióticos para controlar los síntomas causados por una infección bacteriana, y fenobarbital y bromuro de potasio pueden ser necesarios para controlar las convulsiones y los ataques. No hay ninguna droga antiviral que sea efectiva en el tratamiento de la enfermedad.

 

Control

 

En las etapas más agudas del moquillo canino, es necesario supervisar por el desarrollo de neumonía o deshidratación por la diarrea. El sistema nervioso central (SNC) también debe ser monitoreado porque pueden producirse ataques u otras perturbaciones neurológicas. Las posibilidades de que un perro sobreviva al moquillo canino dependerán de la cepa del virus y la fuerza del sistema inmunológico del perro. La recuperación es completamente posible, aunque los ataques y otras perturbaciones fatales al SNC pueden ocurrir de 2 a 3 meses después de la recuperación. Los perros totalmente recuperados no diseminan ni son portadores del virus.

 

Prevención

 

La mejor prevención para el moquillo canino es la vacunación rutinaria y el aislamiento inmediato de los animales infectados. Se debe tomar un cuidado especial para proteger de la exposición a cachorros recién nacidos, ya que ellos son especialmente susceptibles a la enfermedad.

 


This petMD article has been certified and approved by veterinarians.


Volver al Inicio